Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

¡Que no!

Quiero

que me digas que el guiso salió demasiado salado,

y que me expliques que no fui demasiado delicado

en aquel abrazo.

O que estás harta, o que te duele la cabeza.

Quiero que te des la vuelta si te cansas de abrazarme,

y que vuelvas a girarte si acaso

te viene el frío.

Que te moleste si el flequillo

no quedó tan recto

como debería.

O que resoples por mi pesadez,

si te cuento mil veces la misma historia.

Que tengas fiebre y te quejes, quiero,

que se te caiga la tostada por mis dos lados, quiero.

Y quiero que quieras

– de entre las cosas que quiero-

las  cosas que tú quieras,

aunque se tachen de la lista,

todas las anteriores.

 

Si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 7, 2011 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 477 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: