Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

manejar con cuidado

_____________________

_

Santillana del Mar, 30/03/2015

_
_
_

La fragilidad es una curva
de la carretera, un destello
que deslumbra en un cambio
de rasante. Un salto,
un pulso que cesa, una bravuconada,
un desplante frente a lo imposible.

La fragilidad es hacer parecer
que te asemejas a un sólido,
quebradizo de tan consistente.
Mostrarse pétreo, marmóreo,
y deshacerse a la primera
mirada de llama, cuando ella
vuelve la cabeza.

La fragilidad es el antónimo
de lo elástico y, además,
un verbo irregular y copulativo:
‘yo soy rompiéndome en pedazos’
—por poner un ejemplo,
por posponer una grieta—.

La fragilidad es partirse
con cada partir, y compartir
los añicos en cada hendidura.
La fragilidad es, por fin, una ventana
abierta, un vaso comunicante
entre los ojos del antes
y los poros del ahora.

Sin mañana frágil o irrompible

_
fragile

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 30, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 502 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: