Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

estentóreo

________________

_

_

_

Cuando el suelo está caliente
las gotas de lluvia,
a veces, no llegan a tocarlo.
Se desvanecen.
Desaparecen
a escasos centímetros del suelo.

De la misma manera,
en ocasiones,
las manos que impulso
no llegan a tocarte.
Se aproximan.
Se detienen
en esos dos o tres milímetros
previos al contacto.

La lluvia y nuestras manos
conocen de combustiones
espontáneas,
saben de evaporaciones
estentóreas.

Y saben,
también,
de la chispa y la tormenta.

_

Espera-y-evaporación-700x463

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 20, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 503 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: