Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Los descampados están en peligro de extinción.
Ya casi no quedan, en mi barrio, ni en mi cabeza,
de esos reductos ocupados a tres turnos:

por la mañana los niños enterrábamos,
a los pies de la morera, todos nuestros tesoros;
las tardes, los tresillos de los tubos de hormigón,
eran para los bisnes de los yonkis; las hierbas
junto al muro, el dormitorio del loco
de la capucha roja, y de las lagartijas.

Algún dios decidió levantar en ese solar
un edificio gris y feo, donde ahora
esa mujer tiende el morse impúdico de su colada,
y nos expulsó a todos de nuestro paraíso.

Les cuento a mis hijos todo eso, cuando pasamos
cerca de un descampado. No me creen casi nada.

Y hacen bien.

_

descampado-web

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 19, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 502 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: