Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

el primer brote

_

_

_

El estuche de mi guitarra
lleva años lleno de arena.
_
Pensé que sería campo fértil,
pero sigue mostrando su fosa
en un camposanto antiguo,
como un desierto sin dunas,
sin oasis ni estrellas.
_
Sin embargo, me empeño
en regar ese yermo
con palabras, en abonarlo
con pestañas y puñales.
_
Y en aguardar, acaso,
__________ el primer brote.
_

desert2

Un comentario el “el primer brote

  1. POETAS EN LA NOCHE
    agosto 30, 2019

    Hay desiertos grandes, donde parece no haber un final, de pronto ves una pequeña flor en medio de tanta arena y no te explicas cómo ese milagro se dio!
    Tu guitarra sonará y esa arena será abonada con las notas que de ella saldran a gritos, volando y dejando la huella en una playa donde se escuchen olas con tu canción.
    Me quedé prendada en estos versos.
    Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 13, 2019 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 503 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: