Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

escena XLIII

_
_
_
Han abierto los bares como crisálidas
en esta mañana de un agosto profiláctico.
Ya empiezan a esconderse las sombras
bajo las suelas de los zapatos.
_
El mundo ha dado su penúltima vuelta
vomitando un sol cansado y romo.
En los balcones las toallas evaporan
su salmodia monocorde de sudor salino.
_
Una mujer dibujada por Robert Crumb
mira lasciva a un tipo esculpido por Giacometti.
A su lado, un niño moldeado por algún dios
se entretiene mordiendo a un perro del infierno.
_
En una mesa de la terraza,
rodeados de un enjambre de moscas y destellos,
Dionisio y Apolo comparten casi sin ganas
un vino barato y una bebida energética.
_
El poeta ha muerto en la silla, y sus hijos
intentan descifrar la extraña caligrafía
en unas cuartillas manchadas de frío.
Ríen mientras juegan a adivinar las palabras.
_
Él lo hubiese querido así.
_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 22, 2020 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 501 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: