Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Delante de su hija

_
_
_
Hoy lloró
delante de su hija.
Escuchaba una canción
vieja,
probablemente estúpida.
Pero le pareció adecuada
para que le brotaran
las lágrimas.
_
Debería
—pensó— habérselas guardado,
engullido, aplazado.
Pero las dejó asomar
y descolgarse cara abajo.
_
Era casi mediodía
y en la calle no había nadie,
y nadie decía nada.
Nada encontró en la despensa
para echar un trago de nunca.
_
Su hija tampoco habló:
se limitó a descolgar
la guitarra de la pared
y se encerró en su cuarto
a echarle una reprimenda.
_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 13, 2020 por en Uncategorized.

Navegación

Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 509 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: