Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

antes de cruzar




A ese rincón se accede
sorteando planetas y señales,
fintando el borde de las sombras,
resbalando por la ladera
del desconsuelo.

Se llega hasta ese claro
por senderos sin rastro en los mapas,
sin buscar, ni siquiera, huellas animales
o musgo en las cortezas calladas
de la desesperanza.

Se alcanza esta cima
engañando a las peñas y a los riscos
con la cacofonía arrítmica de los zapatos,
con el trampantojo sublime
del desaliento.

Se dobla y se cierra la puerta
sin la vocación hereje de los poetas,
sin la nota obstinada del grito
que se descuelga, impenitente y roto,
desde la incertidumbre.

Se escapa uno de esos lugares
acabándose el vaso, respirando
tan hondo como no recordaba,
mirando a ambos lados de la calle
antes de cruzar.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 26, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 501 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: