Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

bic cristal (boligrafía)

_________________

os contaré un par de detalles:

uno:

cuando se recogía el pelo
se manchaba las manos de primavera
y se le quedaban entre las uñas
hojas de silencio, de menta y de romero

y eso era solo el principio
porqué usaba como horquillas
las agujas de todos los relojes
—saeta, flecha y segundero—

dos:

en algunas ocasiones
un simple bolígrafo (azul)
se ensartaba en un barullo de pelo
como quien atraviesa la piel
de la noche con un verso (añil)
para comprobar
si ese sencillo instrumento
es capaz de dibujar
una contínua que alcance
el millón de metros
del índigo
que nos une

(los relojes, si acaso sentís curiosidad, siguen desorientados,
pero lucen la mejor de sus sonrisas)

__________

bic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 27, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 477 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: