Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

a la tercera caricia

_____

Si le cuadra la luna,
o le soplan los vientos,
baja una loba
de las montañas
y se acerca a mi barrio
arañando  adoquines.

Yo sé que me muerde
a la tercera caricia.
Aún y así,
le tiendo la mano.
De hambre y de libre,
de rabia, me muerde.
Del miedo a habituarse
a la palma que nunca
se cierra en un puño,
o a la voz que apenas
se torna en el grito.

Si alguna vez hubo
cicatriz que surcara
su cuello
con sombra de cadenas,
se conjuraron sus ojos
para abolir a dentelladas
los anillos y los grilletes.
Le aulla a la duda que doma
y le gruñe feroz
al dulce adiestramiento.

Hace tiempo que sustituí
las balas de plata
de mi revólver
por abrazos de fogueo,
para tenderle mi mano
aunque me muerda
a la tercera caricia.

____

wolf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 20, 2014 por en tus ojos, mis manos, y otros desiertos (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: