Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Asas

_____

HAY objetos
que tienen asas.
Hay emociones
con cualidades elásticas.
Es frecuente que la luz
que uno ansía
al final de cualquier túnel
sea una bombilla vieja
a punto de fundirse.

Me ocurren digestiones pesadas
—ese proceso que separa
la energía luminosa
de la mierda sobrante—,
que solo se apacíguan
con noches narcóticas,
lluvias eléctricas
y algún abrazo estentóreo.

Hay una señal
en la carretera
que apunta a un desvío.
Mezcla su sombra
con la de una pareja
que no acaba de despedirse,
ni nunca, ni ahora, ni antes:
como personas que tienen asa.

Tengo cuarenta y cinco,
y en algunas civilizaciones
yo sería un anciano
solemne y desdentado:
un ejemplo
para mis congéneres.
No sé si bueno.
O un loco
sin asa.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 23, 2014 por en tus ojos, mis manos, y otros desiertos (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: