Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

vigilia(nte)

_____
_____

Se levanta una bandada
de terminaciones nerviosas
en la piel de la vigilia,
agudizando su envidia respecto
a la anestesia quebradiza del sueño.

Se fundan entonces ciudades en ruinas,
con la mirada de los ojos que son
por la manera con la que miran,
nunca por el mundo que reflejan.
Acaso por el prisma de la lágrima.

Humaredas se alzan tras las montañas,
consagrando hogueras y sacrificios
a dioses que jamás habitaron en nosotros,
ni sin nosotros nunca existieron:
tus pies descendiendo de los pedestales.

Se contrae, al final, un manojo de fibras
de una sucesión concreta de músculos,
para que yo pueda levantar mi mano:
señalar, palpar, rozar, abrir la ventana.
Prender por el cuello la madrugada.

Así, rodeado por un enjambre
de insectos oscuros como agujeros,
que colonizan el cielo de mi boca,
salgo a la calle entre los escombros
para edificarte una nueva mañana,

o para aniquilar la vigilia
y condenarnos
definitivamente
al sueño.

_____

vigilante

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 4, 2014 por en tus ojos, mis manos, y otros desiertos (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: