Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

decibelios

____________

_

Tomo una cerveza
en una plaza.
La gente pasa. Hablan
muy alto.
Parece que tienen
la necesidad
de gritarse.
Casi no se oye
el violín
de una joven
rubia
que pide la voluntad
bajo un árbol.
Hablan tan alto que apenas
escucho
lo que me digo.
Es curioso —pienso—,
otras veces,
de esas tanta veces
en las que no estás,
te escucho tan alto,
tan claro, tan cerca,
que nada puede
a esa voz.
Pero la gente pasa
y se grita.
Intento seguir
escuchándote
dentro.
Seguir escuchándote
en esta pandemia
de soledad.

_

terraza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 17, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 445 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: