Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

trampas

____________

_

Despertar, echarme a la calle,
quitar el freno de mano.
Tomar las curvas de las horas
al borde del derrape.
No parar. Poner
un pie delante del otro,
incluso cuando estoy sentado
en un bar, detrás de una
ventana.
Regresar, seguir corriendo,
quemar todas las papeletas
y llorar con todas las canciones.
Mirar hacia el horizonte,
al caer la tarde,
para ver como el sol
se esconde por el lugar
equivocado.
Temer la noche que siempre amé.
Subir la escalera, adentrarme
en mi casa: en ese ahora
laberinto de trampas
que se convierten en su recuerdo
si me aproximo demasiado.

Caer en todas ellas. Beber.
No dormir.
De nuevo, no dormir.

_

stairs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 22, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 425 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: