Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

sé(d)

__________

_

No entiendo de vientos
ni de corrientes térmicas,
aún menos de rutas aéreas.
Sin embargo, abro mis alas
a la sal y a la sombra huidiza del pájaro.

Yerro el timón y el rumbo,
nada aprendo de nudos y derivas,
ignoro las cártas naúticas
y los abismos. No obstante,
saboreo cada segundo de caída.

No memorizo partituras
ni me ajusto a los patrones
de la cuerda del metrónomo.
Aún y así, taño la víscera tensada
y te brindo alguna melodía.

Pero sé de tu sed.
Te sé. Y eso basta.
Bastó eso.
Basta con saber esa sed.

_

sed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 27, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: