Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

bandadas


 

_

El silencio suele ser un laberinto de espejos
con nubes de azogue descascarillado,
donde es el reflejo infinito
el que escribe el mensaje disléxico,
con una especie de morse desordenado.

Hasta que no se distingue mi imagen de la copia
y revientan los tímpanos por falta de uso.

También puede adquirir la forma
que dibuje una bandada de estorninos en el cielo:
una letra, una silueta, una ola negra de eclipse de ti.
Que uno de ellos, curioso, se separe de sus hermanos
y se pose en mi abrigo de voluntario espantapájaros,
para contarme al oído el desenlace de mis nudos:

que una palabra tuya bastará para sanarme.

_
flying-birds2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 25, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: