Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

no lugares


 

_

Esa sensación tan de sala de espera.
Ese tacto áspero y amargo del andén.
Ese olor tan amoníaco y tan peluquería.
El sabor agrio de mostrador de facturación.

Esa curva de la rotonda del polígono.
Los crujidos infames de las luces de navidad.
Ese brillo mate del peaje de la autopista.
El vestíbulo desierto del centro comercial.

El magnetismo pequeño del imán de la nevera.
Ese hielo eterno de la cama de hospital.
El perfume dulce de las aceras mojadas.
Ese ruido de niebla de la cafetera del bar.

Esa herida contusa de las sirenas nocturnas.
La plaza dura con árboles de hormigón.
Ese teléfono tiritando, mudo, en las esquinas.
Esa ropa tendida al sol del desconsuelo.

Esa ausencia de voz en la garganta
y en las manos, ese vacío, esa orfandad.

_

LOS-NO-LUGARES-WEB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 12, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: