Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

huso horario

______________________________
_

A las dos serán las tres
—dicen— y se habrá ido
una hora entera sin respirar,
sin mirar, sin enfocar las pupilas.
Con la excusa perentoria
de una noche más tardía.

¡Menudo atropello!

Se desvanecerán tantos minutos
de gris estentóreo, de mano
prendida en un lápiz, de miedo.
Tres mil seiscientos segundos
de saliva y respiraciones.
Con el burdo pretexto
de un sol más lento y más
duradero.

A las dos serán las tres.
Y por buscarle un lado bueno,
se habrá esfumado una hora
completa, redonda y perfecta,
sin echarte de menos.

_

l_timezone-rug_four-o-nine_plan-view-square

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 28, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: