Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

con las manos sucias

______________________________________________

_

_

_

Al deseo se viene con las manos sucias,
con los dedos manchados de tinta y de sangre.

Se viene dispuesto a disipar la bruma,
dispuesto a perder y a perderse.

Con la caricia abierta y los ojos entornados.
Al deseo se viene ebrio de deseo,
con resaca, con hambre, con la sed
de la sed del deseo.

Dispuesto a mojarse, dispuesto a olvidar
el paraguas plegado en una esquina del trastero.
Se viene con el gemido presto, con los pulmones
cargados de gritos y susurros, con el labio,
con el sudor y con la saliva.

Dispuesto a morir en el intento,
se viene al deseo,
dispuesto al arañazo y a la cicatriz.

Aunque sea sin aliento, aunque sea roto,
aunque sea perdido, asustado,
aunque sea arrastrándote.

Al deseo se viene con la mirada limpia,
y la luz encendida.

_
Difference-between-Love-lust-Infatuation4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 26, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: