Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

día uno

_________________________________

 

_

_

_

así yo nacía, acudía al mundo
asesinando en el trayecto
a todos mis potenciales
hermanos.

pluscuamperecedero

mi grito resonase
en los salones del dolor
hendiera mi cuerpo el aire
y lo hiriese de sangre,
de voz, de muerte prometida

caducaminante

en cuanto los pies sostuvieran
la columna de carne, en cuanto
el cuello virase ordenando
todos los horizontes,
vería el mundo que me ve,
mientras me vea

promesalinidad

_

1d4bf245-47cb-40c3-8116-f86c3367b459-A10387

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 30, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: