Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXXI


 

_

_

_

Nos mantiene en pie lo efímero,
el paisaje borroso en la ventanilla.

Lo que nunca solidifica sirve
de soporte
—brazadas en el barro, bocanadas
de arenas movedizas—
para el impulso.

La palabra cercana al olvido
se torna imperiosa para empujar
el intento. La música que solo
cala un poco. La boca que nunca supo
de la sal y el grito.

Nos alimentamos de una combustión.
Tenemos dentro un fuego que anima
el agua de la carne y que se opone
al eterno pasmo de la estatua.

Intentamos
_________disimular
la velocidad, el desenfoque
de las formas y los horizontes
ante nuestros ojos. Nos figuramos
en la aceleración de la hiedra.

Todo eso, sin embargo,
no quiere decir nada:

Sísifo era, en todo caso,
un escarabajo pelotero
empujando camino adelante
su carrito de la compra,
eligiendo, con suerte,
la vereda menos tortuosa
entre las hormigas y los alacranes.

_

dungb_actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 4, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: