Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Escribir después de ver
una noria ardiendo bajo la lluvia.
No: una única cesta de la noria
en llamas, en un parque de atracciones
en alguna ciudad del sudeste asiático.
Escribir desde el fuego de esa cabina.
Alguien lo grabó desde un automóvil,
con su teléfono, y se hizo viral.
Escribir viral desde ese coche,
desde la linea imaginaria que va
desde ese teléfono hasta la noria.
Desde las otras cabinas, mientras
sus ocupantes calculan las probabilidades
de que el fuego se extienda
a la suya. Desde el eje de la noria,
sin apartar la mirada. Desde
la extrañeza del fuego
a pesar de la lluvia. Desde el motivo.

Escribir viral desde ahí,
o no hacer nada de eso
y respetar la función original
de las norias: ser un blanco fácil
para los ataques aéreos, y sacar agua
de un pozo, con la ayuda de una mula.
_

33ACA1F600000578-3567347-image-m-4_1462038412180

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 2, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: