Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Ella enciende un cigarrillo, mientras inclina
su cabeza hacia atrás. Yo mantengo
la mirada fija en su boca, y en la llama
del encendedor.

Pienso en la memoria del fuego. Pienso
si acaso esa hoguera portátil
—que ahora deja abandonada sobre la mesa—
no contenga y comparta la historia
universal de todas las lumbres
que nunca fueron.

Ahora miro la brasa bailando en el extremo,
cuando ella ahueca las mejillas. Pienso
en el contagio y en la propagación
y en el proceso mismo de la extinción
junto con la de todos sus habitantes. Pienso
en el ascua minúscula como semilla
de un fuego y de todos, que guarda en su luz
la autobiografía del vuelo de la pavesa.

Se levanta, exhala una última bocanada de humo.
Apaga ahora la colilla: círculos en la ceniza…
… y en sus ojos prende un rescoldo capaz
de incendiar el mundo entero.

_

ashtray-776740_960_720

Un comentario el “

  1. altea09
    julio 1, 2016

    …y en tus ojos prende un rescoldo capaz de incendiar el mundo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 30, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: