Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

______ XLVIII

_

Podrías haberte informado
de la altura del edificio,
haberte asegurado de tu propio peso,
pero decides saltar desde la azotea
sin toda esa información. Calculas
de manera aproximada
la distancia que queda, el tiempo
que resta antes del impacto.
Incluso, a título informativo,
la aceleración máxima alcanzada.
Caes, al fin, obediente a la gravedad
y a tu incapacidad manifiesta
para el vuelo o a la levitación,
y ves las ventanas y los balcones
en sucesión vertical. Saludas
a los vecinos que fuman o riegan
las plantas en las macetas. Incluso,
a la altura del segundo piso,
te parece ver un cartel que reza

_
“usted está aquí”.

_
Sonríes al reconocerte
en el punto rojo del mapa, al ver
que ya escribiste antes
este mismo poema.

_

falling

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 5, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: