Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

EL LUCHADOR de sumo tiene una vida secreta
escondida tras la puerta, en el doble fondo
del guardarropa.

_
Se hizo con un espejo convexo
en la liquidación de un parque de atracciones,
y frente a él, a escondidas, ensaya
un pas a dos, sosteniendo por la cintura
a su propia sombra.

_
Si aterriza un tour en l’air sin un rasguño
para el parquet, sonríe.
Si el suelo cruje, o se astilla, recoge su pelo,
guarda el espejo y reserva su furia
para el dojo.

_
Y para todos nosotros.

_

sumo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 4, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: