Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

CUANDO repites muchas veces
la misma palabra para creerla.
Cuando la pronuncias una sola vez,
y es inexorable y cierta
como el asombro de la carne,
y derriba la incerteza
con un golpe de mar certero.

_
Cuando estar lejos es mentira
(y ni las espinas de la terminal
del aeropuerto, ni las voces
digitales, pueden herir
la piel de mi mano
asida a tu cintura).

_
Cuando se hace de día y los grillos
eléctricos me empujan calle abajo,
mientras los relojes ya se empeñan
en desalojar los minutos,
las distancias y los silencios.

_
Y cuando nos caben todos
los cuandos en el pecho.

_
Y cuando se abrocha, toda,
la noche en el paladar.

_

ce1de2e12a9aeec81ab3d0e9416e8291

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 6, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: