Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

EN ALGÚN lugar un hombre conduce
unos veinte kilómetros, aparca
y sube un par de pisos, para correr
un buen rato sobre una cinta.
Sin moverse del sitio.

_
Zapatillas brillantes, carrera
a ninguna parte. Contador de esfuerzo.

_
Tal vez su hijo, o el hijo de otro,
pase parte de la tarde en el parque,
balanceándose en el columpio
de la jaula del pájaro. O dando vueltas
en la rueda del hamster.

_
Pantallas planas y pastillas para dormir.
Mandos a distancia y agendas que zumban.

_
En alguna autopista una mujer se enfada
en un atasco de tráfico, con su sedán
capaz de volar a trescientos por hora.
Cláxon y revolución. Dinero de plástico.
Cámaras en todos los dispositivos.

_
Tu vida pixelada en alta resolución.
Divulgada a nivel planetario.

_
Sin moverte del sitio.

_

low-section-view-of-people-running-on-treadmills-in-a-gym

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 4, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: