Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

05/03/2017

_

_

_

Dime, Amy, cómo se sabe
cuándo ha cesado todo movimiento.
Cómo te das cuenta del final
de la corriente eléctrica
que animaba la carne y el músculo.

_
¿se imprime acaso una última orden
que manda detener todos los procesos?

_
Dímelo, Amy, pero no me hables
de pulsos, de constantes,
ni de tensiones o arritmias.
Cuéntamelo desde ahí,
sentada junto a la ventana
contemplando la calle y la vida
desde lo alto, desde la lente
del cristal y del microscopio.

_
Dime, Amy, cómo es esa magia
—o esa taumaturgia— que torna
todo lo mesurable

_
___________ en miserable.

_

161574f1a0a5caa1c3ce9edd940effd6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 5, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: