Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

eco

                                 Trastevere, 13/05/2017

_

_

El eco sigue repitiendo
las mismas tonterías.

Pienso mi sabor favorito:
la sal de la lluvia.

—¿Cómo dices?
¿que la lluvia no es salada?

Deben ser lágrimas, entonces.
O sudor. O ni eso.
A veces el eco
se queda mudo.

Busco en mi memoria
una esquina concreta
—igual da una calle
encalada, un arco de piedra,
un portal oscuro de melaza—
para sentarme un rato
a recobrar el paso.

—¿Cómo dices?
¿Que no hay que pararse?

Eso le pasa al eco,
que nunca se detiene.

__________ Y así le va.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 13, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: