Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

digo

_

_

_

Digo miradas, a veces,
como naves que naufragan
amarradas al puerto. Digo

_
a veces ojos cansados
que persiguen el sueño
antes que el reverso de la piel.

_
Digo, o me callo, las horas
en vela de un transistor
con las pilas agotadas.

_
Agotadas, digo, como las olas
hartas de romperse en la misma piedra,
sin fuerzas para dejar de embestir.

_
Embestir, digo, y suena lejos,
como el eco de una tarde de miércoles
o el horizonte rectilíneo
del desierto del jueves. Digo

_
del mutismo del deseo unilateral,
del insomnio de la mala digestión
del vino, de la finta,
y de lo que no digo.

_
Digo lo que ya dije antes:
digo que pronto vengo
aunque pronto partas,
aunque llegues tarde.

_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 9, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 394 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: