Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

imperecedera

_

_

_

El conductor dormita
—su cara contra el cristal—.
Sueña con flores de plástico
ajándose en un jarrón
bajo la luz plana y espesa
de una tarde de invierno.

_
Se sabe el camino de memoria.
Se sabe de memoria su vida
__________ y su duermevela.
Ni los frenazos, ni las luces,
ni el fracaso de la caravana,
ni la carretera infestada
__________ de cocodrilos,
llegan a sorprenderle.

_
Ni el cambio de color
que las estaciones confieren
al asfalto y a las nubes,
despiertan su interés o su cuerpo.

Sueña con flores de plástico
polinizándose de polvo
__________ y de desconsuelo,
preñándose de una rutina
__________ imperecedera.

_

hqdefault (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 23, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 504 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: