Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

techo

_

_

_

Este cuerpo es una casa, y alguna vez se estremece
con los terremotos, los trenes o las despedidas.
Con sus humedades, sus puertas torcidas, sus ecos,
su cementerio de libros, su astillero de guitarras,
y su ventana con vistas a todas las carreteras.
Este cuerpo es una casa y cada rincón es esquina,
cada grieta, branquia, herida, por donde la luz respira
y se escapa cualquier aliento cantando por los desagües.
Aún le quedan los cimientos que todavía soportan
tormentas y temporales, sobrepesos y resacas.
Casi amenazando ruina, este cuerpo es una casa
de cerradura oxidada y cama de meta volante.
Hice una copia de las llaves, te las dejé en un sobre,
la escalera es muy larga y la puerta está abierta.

_

abandoned-house-horror-dark-furniture-fantasy-15169-resized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 29, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: