Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

pavana

_

_

_
Mi mesa es una puerta
de una casa abandonada
en un pueblo pequeño.
_
Esto es literal.
_
La limpié, desterré
el polvo y la carcoma,
la traje a casa. Mis amigos
me ayudaron a subirla
por mi maldita escalera.
Le puse unas patas debajo
y un cristal grueso encima.
_
Lo cierto es que hasta hoy
no he podido escribir
nada bueno en ella
─si es que alguna vez lo hice─,
como si no quisiera, como
si se resistiera a abrirse,
como si hubiera decidido
permanecer cerrada.
_
Voy a seguir clavando
mis ojos y mis codos
en ella, esperando
que me deje, al menos,
echar un vistazo
a lo que guarda, aunque
sea por el ojo de la cerradura.
_
Esto es literario.
_
Mientras, me quedan los bares,
los trenes, las bibliotecas,
tu espalda, o los cinco minutos
de descanso.

_

old-door-knocker-black-and.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 14, 2019 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 485 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: