Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Nada era casual, sinó acaso

Nada era casual, sinó acaso,

la cerrazón hermética de los armarios,

las tempestades eléctricas entre los brazos,

las estrellas cifradas del techo agrietado.

 

Nada premeditado, en todo caso,

los dígitos anotados, el papel en pedazos,

las mariposas de ceniza de primer plato,

naranja, la piel, la pulpa, zumo agrio.

 

Nada fortuito, quizás, a ratos,

el alfiletero superpoblado y barato,

el racionamiento bélico entre los labios,

la cola del paro de nuestros abrazos.

 

Nada era casual, sinó acaso,

el continuo adiós, eterno fracaso.

Aviones que aterrizan con gran retraso,

y despegan al ritmo de un marcapasos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 21, 2011 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 477 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: