Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

de las cosas #3

Un paso a nivel:

que evite que

me arrolle el futuro

cargado de potencias y posibilidades.

O que provoque que descarrile,

que se interrumpan railes y destinos.

Cambio de agujas del recuerdo.

.

Una señal:

triangular, de peligro.

A tres metros del precipicio.

Que avise o invite, que muestre y acomode,

el salto que necesito:

las señales se siguen, se encuentran,

se rastrean con la memoria.

.

Un espejo:

de azogue antiguo que

devuelva negativa mi estampa.

Que sea puerta, ventana, balcón,

para asomarme a tus ojos.

Para que la doble noche se pueble

de luces que brillen un instante.

mirror

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 4, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 479 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: