Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

OCITSÓRCA (sehcon saneub)

entras, me miras, entornas los ojos,

hay en el aire una constelación de pólen,

crece, gesta eclipses,

oculta las pistas y los caminos.

nunca nada nace en el vacío.

.

atraviesas la distancia,

tu sombra tropieza con la mía:

se funden en superpuesto abrazo ,

expulsan contornos, destierran vacíos.

.

establezco la certeza: sólo son nuestras sombras,

tensas, enlazadas por los pies.

reniego, pese a todo, del intento,

ansío abolir espacios que separan;

zafarrancho que eriza la piel,

alarma detrás de la nuca,

recorrer paisajes eléctricos, quiero,

buceando, me pienso, bajo tu piel,

arándole surcos a tu espalda.

.

alcánzame esa luz que nos proyecte

.

yö esbozaré los trazos correctos,

otorgaré los dones concretos…

ven, abrígate con mis brazos.

.

leaving

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 7, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: