Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

fin del mundo

__________________________________

_

_

_

couple

Se despertaron el día del fin del mundo y  se dieron los buenos días, cada uno desde su lado de la cama. Tomaron, por turnos, una ducha y se vistieron con minuciosidad. Desayunaron algo ligero y equilibrado, en la mesa de la cocina, y conversaron sobre los planes del día, y los del futuro. Partieron, cada uno por su lado, a sus quehaceres laborales. El sol de la mañana los recibió en la calle, espléndido y luminoso, mientras se despedían, el uno del otro, con un leve beso de gesto mecánico. Tuvieron una jornada normal, con alguna anécdota que luego, de vuelta a casa, se relatarían mientras cenaban: la máquina del café estropeada, el flamante coche de un compañero de despacho… La noche del fin del mundo, después de pasar algo más de hora y media frente al televisor, fueron a dormir. Ella le propuso hacer el amor, pero él se negó, aduciendo que era tarde, y al día siguiente tendrían que madrugar para llegar a tiempo, como cada día, al fin del mundo.

.

foto © Paul Schneggenburger

2 comentarios el “fin del mundo

  1. Pingback: amores cotidianos (149): rutina, desidia, espera | Fragments de vida

  2. blocdejavier
    marzo 1, 2015

    Y al día siguiente de la jornada del fin del mundo amaneció… https://fragmentsdevida.wordpress.com/2015/03/01/amores-cotidianos-149-rutina-desidia-espera/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 13, 2013 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos, vivir de un cuento (relato).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 416 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: