Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

con un lápiz

________________________________________________

Se dibujan, las manos de Escher, la una a la otra,

y yo trazo y esbozo, en la mía, tu linea de sombra.

Con un lápiz siguiendo tu estela, tu rastro, tu senda:

afilando la punta mellada de viejos recuerdos.

.

Con un lápiz

vengo dispuesto a fallarte de nuevo,

a meterte en problemas,

a morderte en el cuello.

Vengo dispuesto a que un día, como antes, me partas el alma.

.

Si las manos de Escher pudieran tornarse en las mías,

desandar todos los escalones, desdoblar esquinas,

ese lápiz volviera a perderse en cada camino,

en los plieges que forman precisos mapas de tu cuerpo.

.

Con un lápiz

vengo dispuesto a quebrar los espejos,

a romper los relojes,

a arrancarte la ropa.

Vengo dispuesto a que pronto, mañana, me abrace el desierto.

drawing-hands© M.C. Escher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 21, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: