Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

en el mismo charco

Cómo negarte que se agotan los finales,

cómo anudarte con mil cuerdas de guitarra,

cómo perderte por esquinas y portales,

como morirme por no soltar las amarras.

.

Si compartimos reflejo en el mismo charco,

si naufragamos en sábanas con desiertos,

si extraviamos las rutas, los desembarcos,

y nos diluvia sin ponernos a cubierto…

¿Qué nos queda?

.

Cuándo se destierran los sueños de los reyes,

en la horca los ídolos, los pedestales.

Cúando los héroes nos venden por tus monedas,

y todas las amantes huyen con cualquiera.

.

Si solo cruzamos una triste frontera,

si vendimos a plazos asfalto y aceras,

si fuimos dos peces en la misma pecera,

hipotecando pedazos de primavera

¿Qué nos espera?

Charco

Un comentario el “en el mismo charco

  1. Mónica
    julio 4, 2013

    Nunca un charco salpicó tantas emociones

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 3, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: