Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

prosopagnosia

Apenas recuerdo su cara.
Incluso después
de mirar alguna fotografía
no consigo reconstruir su rostro
con los labios de la memoria.

Guardo, sin embargo, registro preciso
de cómo me desataba

de la premura de las anclas,

de la terquedad de las raíces,

de la dulce anestesia de las cadenas,

del lastre siniestro de los cimientos y las hipotecas,

de cómo me inoculaba

la urgencia del condenado,

la dignidad de los pecadores,

el entusiasmo del suicida,

la hospitalidad de las caderas,

la metódica dedicación del coleccionista.

Caminamos juntos, un tiempo,
con un pie, cada uno, a cada lado,
del epicentro de nuestros terremotos.
Nadie debería cantar con un espejo a su espalda.

Cuando la conocí llevaba una cazadora
con el cuero cuarteado en los codos,
y en los hombros.

Desalojaba niebla a su paso.

Apenas recuerdo su cara.

.

noface

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 8, 2013 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 477 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: