Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Psicosis de Korsakoff

___________________________

Hará falta estar prevenidos
por si acaso el silencio
nos entorna los ojos.

Será necesario
ensayar los reflejos
y tener fuertes los pies
para todos los caminos.

Polvo, piedra, barro, leña, hueso y crujido,
y dejar que el sudor
nos inunde los hombros.

Por si ya nunca
nos llueve sobre el secano.

Y si acaso esas semillas
germinaran vacías
—en retama y espino que desgarren las piernas—,
pisar firme al pasar a tu lado
en inútil redoble,
en inerte cosecha.

O por si se me olvida:

sonreirle a tu estela,
agarrar tu cintura,
apartar tu cabello,
husmear tu cuello,
naufragar en tu pecho,
amasar tus caderas,
hornear tu saliva
y morder tu recuerdo.

Todo ello antes
de

ordenar la guardia
ante los ataques del olvido,
ante la avalancha de la niebla,
ante la bruma afilada y cruel de las despedidas.

Ante el desafío agridulce del último abrazo,
desde el fondo convexo de todas las botellas.

___________________________________________________________________

forget

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 30, 2013 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: