Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

homiclofobia

_____________________________

Los habitantes de la niebla rezan
para que eclipse la luz que amamanta,
para que anide en los párpados
el velo y la telaraña.

Acometen contra la primavera
como quien embiste pelvis y cinturas,
a tientas en la penumbra.

Golpes de riñón, espasmos,
que derriban la empalizada
de cualquier amanecer posible.

Alzan, sí,  sus cabezas,
hinchan así sus pulmones
de brumas y de vapores,
y lloran la carcajada
en silenciosa diástole.

Pisan, y no adivinan
si en su larga travesía
sus pies se hunden en barro,
o caminan sobre una nube
de lágrimas y cadáveres.

Los habitantes de la niebla saben
que mudarán la piel de sus almas
deshilachada en jirones
por los filos de la mañana.

mist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 11, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: