Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

hematodipsia

______________________

de tu agua pagué cada gota
con chorreones de mi sudor

déficit de sed

y por aquella pizca de tu sudor,
dos galones de lágrimas

tus lágrima fueron, en cambio,
baratas, prolijas y brillantes
¡quién hubiera podido endulzarlas,
serenarlas en quietas profundidades!

de la sangre no hubo, sin embargo,
testimonio,
ni hemorragia,
en aquellos días extraños

acaso la confundí con hiel,
no por su color
—ciegos mis ojos, sordos los tuyos—,
sino por su sabor exacto.

hemato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 19, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: