Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

[una cadena en el cuello]

_______________

A veces lucía una cadena fina,
casi un hilo dorado,
con la silueta de una isla
a modo de medalla.
Otras, un dios crucificado
se empeñaba en unir
los dos extremos.

Nunca creí en él. En ella sí.

No era extraño que algún eslabón
se enredara en su pelo,
o que el colgante tuviera
la testaruda vocación
de alojarse, tras su cuello,
en el surco que divide
su espalda en dos constelaciones.

De la luz dependía
que emitiera algún destello accidental,
o todo quedara en tintineo
a ritmo del contratiempo de sus caderas
—acaso un metrónomo irregular,
vacilando, acelerándose—
mientras nos teníamos, nos vaciábamos,
moríamos y resucitábamos,
para volver a asesinarnos.

Luego ella jugaba
con la cadena
entre sus dedos.
Yo hacía lo mismo
con su pelo entre los míos.

O con mis vértebras,
como eslabones,
en el filo de la mañana.

_________

cadena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 22, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 477 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: