Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

teleobjetivo

______________

Pareciera como si la tarde, esta tarde,
viniera afinando la puntería,
como si hubiese tomado prestado
un cielo de postal reflejado en el iris
de una muchacha triste
que mira por la ventana.

Cantarían los neumáticos
su amor por el asfalto,
y se empañarían las esferas
de los relojes, suspendiendo
el tiempo, aboliendo
la tarde misma,
alargando sombras y sobremesas.

Vendría a ser cómo si supiera,
la tarde, que tiene las de ganar.
Que no podríamos nada
contra ese puzle que encaja
los estertores del día
con la garganta oscura de la noche.

Acaso ensayar el encuadre,
el perfecto enfoque pasajero,
de tu figura frente a la puerta,
mientras buscas en el bolso la llave
para clausurar, ésta, y todas las tardes.

___________

teleobjetivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 5, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: