Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

#10 (se quitaba los anillos y los pendientes)

___________

Que no venga ahora el silencio
a explicarme lo que de tus labios
no quiero escuchar.

Que no se aproxime, cruda
y cruel, la noche muda
de tus pasos en otros caminos,
a contarme como se bifurcan
las vías y las estaciones.

Que nunca vuelva yo
a escribirte en la espalda
palabras de leve roce,
ni tú a intentar adivinarlas
entre estornudos.

Y que todo estalle sin sonido,
brutal y convencido, una ausencia
de pellizco, de mordisco, de caricia.

Que me obligue, taciturno,
a descartar itinerarios y rutas
del vagón que se escapa.

A reconstruir andanadas
de cuerpo contra cuerpo.

De risas enjaezadas
en delicadas joyas.

De nadie bajando por mi escalera,
ni despidiéndose al salir.

______

pendientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 30, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: