Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

#11

__________

______

Quiebro las esquinas de las horas
uno, uno a uno, los añicos de la espera
escudado en la sombra de una duda

bocanadas de niebla, mientras tanto,
iluminan los contornos de la ausencia,
establecen las distancias relativas,
negándome el magnetismo de tus polos

qué queda cuando lo que queda
urge en las entrañas y en los escombros,
extiende sus raíces en las grietas

hasta mis manos huidizas y fugaces,
acostumbrado su tacto a tu tacto vivo,
se posan ahora como barcos varados.

vente, te dije un día, y ahora,
escucha ¿acaso no oyes?
nace un zumbido, un pertinaz murmullo,
instalado en el lugar preciso
donde aguardo con el verso en la boca,
olvidando el olvido, desesperado.

______

niebla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 1, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: