Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

quiroman{ch}{ci}as

____

Tengo las manos manchadas
de barro, de sangre, de tinta,
de sudor.
Manchadas de esa materia
extraña y pegajosa
que se adhiere y cuartea
la corteza de los días.

Tiznadas mis manos del humo,
del hollín, las cenizas,
de la niebla que habita en esquinas,
de las sombras y las llagas
que sembraron los lápices
y los alambres.

Sucios los surcos
de las huellas dactilares,
por arar las líneas y las arrugas,
por trillar, los nudos yermos
y los nudillos. Enrevesados
los sarmientos de las venas.

Me miro, perplejo, las manos.
Tan sucias, tiznadas, manchadas,
tan migratorias y huidizas
como anchas, cortadas y romas.

Mis manos, aún y así,
lo mejor de mí.

___

quiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 3, 2014 por en libros, tus ojos, mis manos, y otros desiertos (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 503 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: