Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

verano del catorce

_________

_________

Hay sombras que tienen fronteras
de alambre de espino,
con sus guardianes y sus aduanas.
Cuando las cruzas —un pie apenas—
resuena una voz en tu cabeza:
—¿Algo que declarar?

También hay zapatos que pisan andenes
y puertas herméticas y automáticas.
Y rastros que la luna deja
en un biquini naranja.

Hay un sudor real y otro recordado
como lágrimas escritas o inventadas,
como carcajadas en estallido,
o como manos que ayudan a cargar un coche,
como el portazo hueco del maletero.

Y alguna tormenta hay, en el camino,
aguacero bendito que te hunde las botas
en un barro de agua, tierra y mordisco.
Y el bochorno posterior que acude
cuando la nube negra muere
y el sol, tu sol, gana de nuevo.

Después, espero, hay regresos,
y brazos que se anudan de memoria,
y hambre de otoño duradero
después del verano del catorce.

_________

verano14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 8, 2014 por en tus ojos, mis manos, y otros desiertos (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: