Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

fosas comunes

_________________

_

La certeza de morir
debería ser
una oportunidad
para empezar
a decir tonterías,
profundas memeces.
O el momento inaugural
de la sencilla estupidez.

Apagar la luz podría
convertirse en excusa
para emular a los cajones
que aislan los objetos
que encierran, fosas comunes
para los calcetines.

Taparse los oídos
—dejando toda la música
y todas las palabras
dentro de la cabeza—
sería escribir
la partitura
disonante y perpetua
de la monofonía del solista.

Ni morir,
ni taparse los oídos,
ni siquiera apagar la luz.
Acaso dejar que el peso
de una pluma
venza el equilibrio.

O lo sostenga.

_

pluma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 10, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: